Metódico y estudioso del fútbol sala, Íker da el salto del Sub23 al Primer Equipo para formar el equipo y complemento perfecto con Dani Rivas.

Juventud y ambición para la dirección del banquillo y, también, para la exigente preparación de nuestros porteros.